Sergio Larraín

Una entrevista al fotógrafo Sergio Larraín donde la fotografía no es tema central

Esta es la última entrevista a Sergio Larraín, fotógrafo chileno, integrante de Magnum,  expuso sus obras en diferentes museos del mundo, y quien hacia finales de los años setenta abandono la fotografía para dedicar su vida a la meditación y el estudio de la cultura. Esta entrevista lograda por el cineasta Felipe Monsalve se compone de poesía, del sentir de un fotógrafo que esta cansado de la fotografía como una forma mecánica y sin sentido. Esta entrevista aborda temas que van más allá de la fotografía.

Te abro la puerta de mi casa para que conversemos, nos conozcamos. Pero no quiero que me saques ninguna fotografía. Respeta mi petición, no me insistas. No quiero quedar expuesto, aquí me siento protegido. Lo que conversemos hoy úsalo para ti; lo que compartamos aquí, guardémoslo para nosotros. Si después algo te sirve para tu libro, lo usas, si no, no lo uses. La gente siempre quiere algo de uno, siempre quiere sacarte algo, alguna cosa donde ellos se puedan sentir beneficiados. Son pocas las personas que se comportan gratuitamente, generosamente, porque así les nace ser. El ser humano es mentiroso y manipulador, se ha acostumbrado de esa manera para obtener algo, para sacar algo; han desarrollado esa actitud del mentiroso. Te lo digo porque ya soy hombre viejo, y he visto muchas cosas. Es bueno protegerse, pero no te confundas, también hay que estar abierto, siempre abierto al universo, a la naturaleza, a los necesitados, a la divinidad. Pero no tengas las puertas abiertas para que entren las personas que se quieren aprovechar de ti. Vivimos en un mundo egoísta, de mucha envidia, pero tú no seas egoísta ni envidioso, sólo busca cuidarte. Sé generoso, siempre hay que ser generoso. No cargues nada, entrega todo. Quédate con lo necesario para vivir sencillamente. Despréndete de todo lo que no necesites y dáselo a quien sí lo necesita. Tampoco pongas demasiada atención en esto que te digo de la gente aprovechadora y mentirosa, eso es así, y probablemente seguirá siendo así por un buen tiempo más, tú sólo no estés cerca de ellas. También hay mucha gente buena; quédate con esa gente, y hazle el quite a los que no lo son; si los puedes ayudar, hazlo también. Siempre intenta ayudar, no importa si no lo logras, pero inténtalo con todo tu corazón. No pongas tu ego en ello. Haz el bien porque es lo que uno debe hacer, pero también busca protegerte.

Fotografía

Lo místico te conecta contigo, con lo que te rodea. Te mantiene a raya el ego. Al ego no se le puede eliminar, por lo mismo tienes que estar atento a que no controle tu actuar. Si aparece, pierdes libertad, pierdes ser tú. El trabajo espiritual enseña a ver, reconocer, en ti y en el otro. Es importante aprender a observar, lo externo y lo interno. Cuando observas tu mundo interno aparece lo místico, ahí está la espiritualidad, ahí está la posibilidad de crecer, ahí está lo que somos. Trabaja la espiritualidad, te será de mucha ayuda para vivir, para entender la vida. Mis fotografías sólo hubieran sido un trabajo estético, un trabajo bien hecho, algo puramente bonito, si no hubiera hecho un trabajo interno. La fotografía es más que sólo un trabajo estético. Es una forma de expresión, es el resultado de tu mundo interno en composición con la luz. ¿Ves ese jarro que está en la mesa?; ¿ves cómo el rayo de luz que entra por la ventana rebota en la muralla iluminando la mitad de la flor? Esa es una imagen hermosa, una composición perfecta. Juntos hemos tomado una fotografía, hemos hecho el ejercicio fotográfico, sólo que no lo hemos registrado. ¿Te das cuenta? Sigo tomando fotografías, pero ahora sin registro. Pero existió el acto, el instante. No son necesarios los registros, recuerda que sólo existe el aquí y el ahora. Hay que liberarse de las imágenes, de todo tipo de imágenes: las de tu infancia, las de tu familia, las de ti mismo. Las imágenes te mantienen atrapado en el deseo, en el ego. Suelta todo y llegarás a la felicidad. Todo será bienvenido, y nada también.

Vivir

Cada persona debe tener su propio camino. Cada uno debe formar su propia vida. Cada cual debe formar su propia familia, como quiera hacer familia, pero es bueno formar tu propia familia. Cada familia debe tener su propio camino. No tomes en cuenta la de tus padres o la de tus amigos. Uno tiene que dejar atrás todas esas imágenes en las cuales creció, y en las que fue formado con creencias de otros. Cuando tú te haces adulto debes elegir cómo quieres vivir, formar tu propio camino. Elige la que quieras, pero que sea la que quieres, porque debes vivir como quieres vivir, así podrás ser feliz, crecer. También hay que dar amor sin esperar nada a cambio; eso ayudará a otros, te hará mejor persona y te sanará a ti de tus sufrimientos, de tus eternas búsquedas. Hay que dejar de buscar, el que busca siempre está vacío, nunca estará feliz, nunca estará tranquilo, nunca estarás en el aquí y el ahora. Tu mente estará confundida y deseando todo el tiempo distintas cosas. Hay que calmar la mente, bajar la velocidad en que se vive. Volver al comienzo, al principio de todo, a estar consciente de que se está vivo, de que no necesitas muchas cosas para seguir con vida. Disfruta el sol, el aire, la lluvia, los árboles, las aves, los animales. Aprovecha el privilegio de estar con vida, vive.

El sufrimiento del otro

Uno debe ayudar al otro, pero el otro tiene que estar dispuesto a verse, a reconocerse, darse cuenta del karma que ha heredado. Porque todos traemos un karma de sufrimiento, un patrón de conducta. Y ese es un trabajo personal que hay que hacer, que hay que saber reconocer. Ni tú ni nadie podrá ayudar a un otro a que tome conciencia de sus problemas; cuando ese otro haya despertado, recién ahí podrá iniciar su propio camino de crecimiento, y ahí quizás uno podrá ayudarlo. Pero pocos tienen el coraje y la sabiduría para poder hacerlo, para poder reconocerse. En ese espacio uno puede ayudar a mostrar, incentivar a esa persona a que tome conciencia de sus actos, de su historia, de sus karmas, pero si esa persona no es capaz de verse a sí misma, nadie podrá ayudarla. Es verdad que todos pueden despertar, pero no todos son capaces de hacerlo. ¿Te acuerdas de lo que te decía en la mañana? Hay que vivir sin imágenes, eso te ayudará a vivir en plenitud. Abandona tu imagen, tus deseos. Tu ego. Son cosas que ponen una muralla de concreto entre tú y el universo. Entre tú y los demás, entre tú y tú mismo.

El aquí y el ahora

(…) No hay que preocuparse de los grandes temas, no tiene sentido. Los problemas planetarios hay que solucionarlos, pero mientras hay que aceptarlos tal cual son. No sacas nada con oponerte a lo inevitable, mucho menos sufrir por lo que sucederá; ¿te das cuenta? Lo que es, es; y lo que pasará, pasará. Suelta el control, no te opongas. No busques oponer resistencia. Aprende eso; cuanto antes, mejor. Sólo existe, vive; con eso ya tienes bastante trabajo. Recuerda, el aquí y el ahora, sólo eso somos, sólo eso existe. No hay pasado ni futuro, sólo el aquí y el ahora. Lo podrías repetir como un mantra cuando practiques yoga, te será útil. Haz yoga al amanecer, despiértate temprano. La tierra te ofrece su mejor energía electromagnética al amanecer, también en el ocaso. Pero el ideal es hacerlo a primera hora, cuando el cuerpo despierta.

Dignidad,conocimiento, virtud

Nuestros destinos se definieron cuando Chile construyó una sociedad de orden occidental, pasando por arriba de la sabiduría indígena, que era la gran reserva de dignidad, conocimiento y virtud, todo lo que ahora el país no tiene. Son ustedes los que deben volver al orden indígena. Ustedes que aún son jóvenes podrían aprender a ser más indígenas que occidentales. Occidente no tiene nada que les pueda ofrecer. “Quien no hace nada por vivir es más sabio que aquel que aprecia la vida. Ser un buen señor de sí mismo es no exigir demasiado de sí mismo”. Esto te lo dice el Tao Te King. También te dice: “Cuando el hombre nace es suave y flexible; cuando el hombre muere se vuelve duro y rígido; las plantas y los árboles nacen delicados y tiernos, pero al morir se vuelven secos y ásperos. Por eso lo duro y rígido son símbolos de la muerte, y lo suave y flexible son símbolos de la vida. Lo fuerte y poderoso debe estar abajo, y lo débil y tierno debe estar arriba”.

Ricos

Mi familia no directa forma parte de este mundo egoísta del que hemos hablado. No son personas a las que les importen los demás. Hay excepciones, siempre hay excepciones, pero se comportan como toda la gente rica que quiere mantener sus privilegios a costa de los demás. A la gente rica le cuesta ver, sentir; por lo que tienen muchos problemas psicológicos. Como no hay registro de sus problemas, no se dan cuenta de que muchos de sus sufrimientos son consecuencia de su condición, han heredado un karma por abusos y humillaciones que sus ancestros han cometido. Crecieron en la ambición, el poder, el deseo. Tienen vidas tristes. He visto historias de mucho sufrimiento, abandono. Pero no quieren ver, ocultan sus sufrimientos. Les gusta el alcohol, las drogas, las fiestas; los ricos tienen esa mala costumbre de estar rodeados de gente, de andar con la misma gente toda su vida, de ahí no salen. Buscan a otros como ellos, vacíos como ellos. Y como siempre, andan todos juntos, se arman enredos, envidias, rencores. Eso también les genera un karma importante. Me preguntabas por qué había tomado este camino de soledad en la montaña, bueno, de joven inicié un camino de búsqueda espiritual. Cuando no quise seguir viajando, ni sacando fotos, ni trabajando el ego, y quise regresar a Chile, no quería tener contacto con ese mundo manipulador y de abusos. Esa gente no te ayuda en nada, sólo produce más problemas. Y como necesito la soledad para meditar, para poder enseñar a otros a ser mejores personas, a los más pobres, que es donde hay más nobleza de espíritu, me vine a este lugar… Dejémoslo hasta aquí. Pienso que ha sido bueno para ti, también para mí, pero ya está bueno. No te sientas defraudado por no haber sacado fotos, recuerda que las imágenes no te sirven de nada. Es hora de que te vayas, se te irá el bus. Ayúdame a pararme y llévame a mi pieza. Déjame anotada tu dirección, te quiero mandar algunas cosas que te pueden ayudar para tu libro, si no, las guardas para ti o se las das a alguien que le pueda ayudar.

Tomada de: http://camaradellibro.cl/sala-de-prensa/la-ultima-entrevista-de-sergio-larrain/

Anuncios

2 comentarios en “Una entrevista al fotógrafo Sergio Larraín donde la fotografía no es tema central”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s