Archivo de la etiqueta: Consejos de fotógrafos

Syllabus, protocolos y consejos de seguridad para fotoperiodistas

El fotoperiodismo ha sido una de las profesiones más arriesgadas en la fotografía, desde su nacimiento hombres y mujeres han arriesgado su vida en la búsqueda de imágenes que transmitan la información de un hecho. Esta búsqueda ha estado presente desde la Primera Guerra Mundial, época para la que nace el fotoperiodismo. Hasta el día de hoy Latinoamerica señala, según estadísticas, un aumento en la muerte de fotógrafos que cubren sucesos de alto riesgo.

Pensando en esto, dos fundaciones, Article 19, que promueve la defensa de los derechos a la libertad de expresión  y World Press Photo, organización reconocida por entregar cada año uno  de los premios más importantes de la fotografía, han trabajado durante cuatro años en México realizando conferencias y talleres con el objetivo de ayudar a proteger la vida de fotoperiodistas que trabajan en contextos peligrosos.

Los talleres han sido dictados en diferentes partes del país centro americano y ha contado con la colaboración de 12 reconocidos fotógrafos. Ellos han compartido junto a los asistentes las formas de cuidar la integridad  y los protocolos de seguridad a la hora de realizar un trabajo fotográfico en zonas de conflicto o de vulnerabilidad para la vida.

El trabajo de estos cuatros años se ve resumido en el libro Syllabus, que desarrolla las diferentes temáticas, entre ellas; protocolo de protesta, documentar no es un delito, nota roja y delincuencia organizada, el arte del free lance, cobertura de riesgo para mujeres fotoperiodistas, la ética en el fotoperiodismo,  consejos y practicas que sirven al trabajo de hombres y mujeres que en diferentes países de Latinoamérica y el mundo desempeñan la labor de periodistas audiovisuales.

Desde Fotógrafo No Fotógrafo los invitamos a leer y a difundir este valioso trabajo que promueve una cultura de prevención a favor de los fotoperiodistas.

Foto destacada: Asociación de Fotoperiodistas de Puerto Rico

Leer: Mads Nissen, más allá del World Press Photo

Anuncios

J.G. Damlow dejó todo por su sueño en la fotografía – Parte 1

J.G.Damlow - New York
J.G.Damlow – New York

Esta vez, traspasando las fronteras gracias a las nuevas tecnologías y vía skype llegamos hasta España en dónde nos contactamos con Javier González Damlow o más conocido como J.G. Dawlow, fotógrafo, blogger, profesor de fotografía y quién, además, es un viajero del mundo y creador de dos reconocidos blogs de fotografía: Fuji-xperience y Crónica de un fotógrafoJ.G. Dawlow comparte en esta entrevista con Fotógrafo No Fotógrafo su experiencia de vida, cómo fotógrafo, sus sueños y por supuesto todos sus consejos.

Entrevista 1 parte: http://www.ivoox.com/j-g-dawlow-dejo-todo-fotografia_md_3103955_1.mp3″

Fotógrafo No Fotógrafo (F.N.F) ¿Cómo inicias en este mundo de la fotografía? ¿Cuándo y dónde surgen tus primeras imágenes?

J.G.Damlow (J.G.D) Yo me acerqué a la fotografía como casi todo el mundo, como un joven más. Hace unos años decidí que me gustaría quedarme con el recuerdo, sobre todo de sitios bonitos que visitaba, amaneceres, atardeceres, etc., y empecé a hacer fotografía un poquito más en serio. Empecé como todo el mundo: a buscar información, a ir fotografiando y bueno, todo aquel que esté en relación en este mundillo sabe que cuanto más sabes más te atrae y más quieres saber porque te das cuenta de que te queda más camino por recorrer.

Entonces llegado el momento yo tenía un trabajo en una multinacional con todas las prestaciones, tenía una vida, por así decirlo, establecida; decido que ello no me hace feliz y doy el salto. Un salto que para muchos es de locos, pero yo no quería contestarme a la pregunta de ¿Qué haces en tu vida? Dentro de unos años y decir que “Pasar 12 o 14 horas frente a un ordenador trabajando para unos accionistas que no conocía en un país que no era el mío por algo que no me importaba”. Y decido dar el salto. Si bien es cierto que es un momento muy difícil, yo no empece  todo desde cero, ya trabajaba como fotógrafo freelance para algunas empresas y eso me sirvió un poquito de apoyo, pero el salto lo di.

Y esos fueron mis comienzos. Hubo un momento en que me di cuenta qué era lo que me llenaba, a lo que me quería dedicar y decido intentarlo y hasta hoy lo sigo.

J.G.Damlow - Our Cost
J.G.Damlow – Our Cost
  1. F.N.F ¿Existe algunas influencias en tu trabajo como fotógrafo?

J.G. D: Lo fácil aquí es remitirte a personas que todos conocemos, a fotógrafos clásicos Bresson, Adams, etc. Y efectivamente yo considero que quien quiera dedicarse a esto debe conocerlos. Conocerlos no significa que lleves tu estilo hacia el suyo, hacia estos clásicos, pero sí establece una base que es necesaria para: primero, hacer fotografía de calidad; y segundo, desarrollar un estilo propio. Es decir, tienes que conocer muchos recursos técnicos y compartir todas las lecciones fotográficas que puedas para que al final tengas herramientas y construir tu propia visión.

Contando con que mis influencias están en los clásicos, voy a nombrar a dos fotógrafos cercanos a mí que me han influido: el primero de todos, con el que además comparto proyectos, es Kuique Ruíz. Él es un especialista en fotografía de paisaje pero sobre todo de fauna; tiene un blog que se llama Pinceladas de la Naturaleza, es un blog potentísimo, con el mayor tráfico en blog en España. A pesar de que es una fotografía especializada en disciplinas que están lejos de la mía, me influye. Como he dicho hay que conocer muchos recursos técnicos y compartir muchas visiones. Entonces él tiene una forma de ver la fotografía, es un fotógrafo que viene de analógico y yo le he aprendido mucho.

Otro fotógrafo es Javier Alonso Torre. Es un fotógrafo del norte de España que forma parte del equipo LtPhoto donde lo acompañan otros fotógrafos cómo José Irusta y Raquel de Castro, que son de los mejores fotógrafos de paisaje de España, y a nivel compositivo, para mí, de los más elegantes y más limpios. Nombro a Javier Alonso Torre porque he tenido algo más de trato con él, pero tanto José Irusta como Javier han decidido mi forma de apreciar la fotografía de paisaje. Y luego, por nombrar a un tercero, me gusta mucho reconocer la labor de Antonio Atienza, un completísimo fotógrafo de España conocido por haber innovado en técnicas de fotografía de naturaleza, pero yo he visto trabajos suyos en cualquier disciplina y no son buenos, son excelentes. Así que cualquiera que quiera ver fotografía de calidad puede ir a estas cinco personas y desde luego no se verá desairado.

J.G.Damlow - Two ways
J.G.Damlow – Two ways
  1. F.N.F : Leímos tus blogs, y en uno de ellos, “Crónica de un fotógrafo” cuenta cómo renunciaste a un trabajo estable en una multinacional para dedicarte a la fotografía. ¿Puedes compartir con nosotros cómo y por qué llegas a esta decisión? ¿Y sí en algún momento hubo temor o miedo de dedicarse sólo a la fotografía?

J.G.D: Efectivamente esa experiencia la comparto en uno de mis blogs “Crónica de un fotógrafo” que me gustaría un poco situar en el contexto en el que nace: yo soy el blogger de Fuji-xperience qué es un blog que en un comienzo nació con la idea de compartir lo que era la experiencia de pasar de las cámaras réflex tradicionales al sistema X de Fuji, de hecho, pensé que iba a tener una vida muy corta, pero que se ha convertido en un blog de fotografía en general, a diferencia de los que pueda parecer por su nombre, se habla de fotografía en general y el contenido básicamente son entrevistas a especialistas, tuturiales, guías, vídeos, etc, es decir, un contenido técnico, un contenido didáctico. Y yo necesitaba tener una plataforma en la que pudiera hablar de cosas que sin ser tan técnicas estuvieran relacionadas con la fotografía, pero desde un punto de vista más personal. Y la primera entrada contaba eso: como me decidí a dar este salto y el título que es No es pecado perseguir un sueño”, resumía un poco la forma en la que uno se siente. Mi experiencia creo que vale tanto para una persona que de repente persiga su sueño que puede ser, ser fotógrafo o convertirse en carpintero o irse a la India a ayudar a los demás. Creo que la reacción del entorno va a ser muy similar.

En primer lugar, cuando tú tienes una situación como la mía, en una multinacional, con un trabajo estable y de oficina, lo que se suele decir “un trabajo cómodo”, que también me río de calificarlo así; pues cuando planteas una ruptura tan radical, la gente se siente un poco descolgada, en el momento ves como personas que tú considerabas de cierta forma o que estimabas que iban a reaccionar de una determinada manera, te sorprenden, pero en sentido negativo. Y te quedas bastante descolgado. Luego con el tiempo, y cuando tienes la distancia suficiente para poner las cosas en perspectiva, justificas aquellas actitudes de muchas de esas personas por el hecho de que realmente estabas haciendo algo que ellos  no han tenido el valor o la locura para hacer: que es intentar hacer algo en la vida que les guste.

Cuando tú cambias de un entorno controlado a la incertidumbre que supone iniciar un nuevo camino, pues hay miedo y yo no lo voy a negar. Yo tenía mucho respeto y tenía miedo, tenía incertidumbre y me preocupaba, pero consideré que el intentarlo valía la pena para que cuando pasaran unos años y me preguntase ¿A qué había dedicado mi vida? La respuesta no fuera “trabajar 12 o 14 horas delante de un ordenador, viajando pero sin conocer ningún sitio de los que viajaba, para que un accionista de un país que no conocía estuviese contento porque yo me había dedicado a defender unos intereses que ni me importaban y cuyas motivaciones desconocía”; entones por eso me decidí a dar un salto. Para aquellos que se estén planteando algo similar, yo lo que les digo es: si es lo que quieres, inténtalo. La mayoría de las situaciones son reversibles, si te va mal vuelves, por así decirlo, al camino correcto. Pero ten en cuenta que, primero, te vas a encontrar tú solo; segundo, la lucha va a ser en muchas ocasiones con personas que no te esperas, porque no vas a recibir el apoyo que necesitas; y luego vas a tener tu lucha interna, y con eso es muy difícil, pero merece la pena porque cada paso que das y cada logro que consigues, es una recompensa a nivel personal que no te la da un trabajo que no te importa y que además no repercute en tus intereses de forma directa.

J.G.Damlow - Just One
J.G.Damlow – Just One
  1. F.N.F: Muchas personas que te escuchan en Fotógrafo No Fotógrafo estarán preguntándose “Bueno, yo me puedo dedicar a la fotografía, pero las facturas de los servicios públicos siguen llegando, tengo que pagar salud, pagar pensión y demás” ¿Tú qué les dices? ¿Es rentable dedicarse sólo a la fotografía?

J.G.D: La parte bonita de dedicarte a lo que te gusta es, de hecho, dedicarte a algo que te gusta. Como tú dices, la vida sigue su curso y las facturas siguen llegando  y tú tienes que comer, vivir, vestirte, etc. Mi historia así contada dice “Bueno, que bien”, pero hay que ser realista: tú no te puedes tirarte a la piscina si no tiene un colchón, no puedes hacerlo. Hay que tener un pequeño colchón; en segundo lugar, hay que estar dispuesto a ser muy rápido y estar siempre mirando oportunidades fuera porque la fotografía es un mercado híper-mega competido ¿Por qué? Porque los últimos años, al popularizarse las cámaras, todo el mundo puede hacer fotos y todo el mundo se considera fotógrafo y una es hacer fotos y otra es ser fotógrafo. El consejo que puedo dar en ese sentido es: tienes que ser realista, una cosa es perseguir tu sueño, pero vamos a hacerlo bien; y no tirarte a la piscina sin más, porque les digo que no se harán ricos haciendo fotografía y además ser fotógrafo hoy en día, supone ser, no solamente fotógrafo, lo que realmente te va a permitir vivir es todo lo que hay alrededor de la fotografía; pero tu fotografía, aquella que te gusta, la que haces porque de verdad es la que te apasiona: no. Tú lo que tienes que hacer es rodearte de fuentes de ingresos relacionadas con la fotografía y esto incluye trabajos que no te gustan,  para poder seguir haciendo las cosas que te gustan. Esa es la realidad.

  1. F.N.F: Hablando de lo gratificante, de las cosas que nos gustan hacer, vemos en tus blogs que hay una gran fijación por la fotografía de calle o Street photography ¿Por qué te gusta? ¿Por qué la escogiste?

J.G. D: Yo me acerqué a la fotografía sobre todo por la vertiente de paisaje. Básicamente porque lo mejor de la fotografía de paisaje no es la fotografía en sí, sino el estar en ese sitio en ese momento, luego si más encima te traes una foto que merece la pena, fenomenal. ¿Y qué ocurre? Yo vivo en Madrid, capital de España, Madrid tiene muchas cosas, es una ciudad muy bonita, se le ve muy bien, pero lamentablemente alrededor de Madrid hay como 350 km a la redonda en el que hay localizaciones de paisaje, pero no hay muchas porque es un desierto en el sentido fotográfico, o sea, no es como estar en el norte de España que la vista es maravillosa y es un sinfín de escenarios para hacer fotografías de paisajes espectaculares. En Madrid no ocurre eso. En Madrid tienes una serie de localizaciones que te permiten hacerlas en el mismo día y una vez que las hecho, se acabó.

J.G.Damlow - Oh!
J.G.Damlow – Oh!

¿Qué recurso tenía a mi alcance? Pues Madrid como ciudad. Como siempre me atrajo lo que hice fue aprovechar ese recurso y me fui desarrollando en esa disciplina. Además es una disciplina que para mí, sinceramente, a nivel fotográfico es de las más puras: primero, porque la acción no se repite; segundo, porque tienes que tener en la mente muy asimilados los conceptos técnicos que necesitas: y tercero, como es una fotografía muy accesible, porque todo el mundo puede salir a la calle y hacer fotos callejeras, hacer fotografías que merezcan la pena y que destaquen sobre es resto es tremendamente complicado. Y como es un reto a mí me atrae. Por eso empecé a desarrollar mi fotografía en esa disciplina.

6. F.N.F: Justamente, ¿Qué le respondes a las personas que piensan que “Street photography” es salir a tomar fotos de cualquier cosa en la calle?

JG.D : Aquí que hace esa afirmación demuestra no tener mucha idea de lo que es realmente hacer fotografía de calle. Yo digo que “hacer fotografía” que es diferente de “hacer fotos” o “tomar fotos” o disparar el botón de la cámara. Es muy complicado hacerlo. En mi canal de YouTube se pueden ver vídeos en los que comparto sesiones en las voy tomando fotos; si bien es cierto que precisamente por la infraestructura que necesito para poder grabar el vídeo no puedo desarrollar alguna de las técnicas, si que se ve cómo hay que desenvolverse y cómo no es el “lo voy a encontrar”. Sinceramente, el que opine eso no tiene ni idea de lo que es tomar buenas fotografías de calle, es complicadísimo; y creo que además de los vídeos en varios de los tutoriales que comparto en mi blog Fuji-xperience, explico las técnicas y se ve que hay mucho trabajo detrás. Así que simplemente lo que le aconsejaría a esas personas es que, cómo la práctica es la mejor forma de aprender, salgan a la calle e intenten hacer una fotografía callejera que sea diferente a lo que se ve o que tenga realmente alguna valía y sinceramente sí lo hacen simplemente saliendo y haciendo fotos al Tun Tun, pues yo corregiré mis palabras.

Espera la segunda parte en pocos días

Carta del fotógrafo Sergio Larraín a su sobrino que inicia en la fotografía

Fotografía Sergio Larrain

“Miércoles. Lo primero de todo es tener una máquina que a uno le guste, la que más le guste a uno, porque se trata de estar contento con el cuerpo, con lo que uno tiene en las manos y el instrumento es clave para el que hace un oficio, y que sea el mínimo, lo indispensable y nada más. Segundo, tener una ampliadora a su gusto, la más rica y simple posible (en 35 mm. la más chica que fabrica LEITZ es la mejor, te dura para toda la vida).

El juego es partir a la aventura, como un velero, soltar velas. Ir a Valparaiso, o a Chiloé, por las calles todo el día, vagar y vagar por partes desconocidas, y sentarse cuando uno está cansado bajo un árbol, comprar un plátano o unos panes y así tomar un tren, ir a una parte que a uno le tinque, y mirar, dibujar también, y mirar. Salirse del mundo conocido, entrar en lo que nunca has visto, DEJARSE LLEVAR por el gusto, mucho ir de una parte a otra, por donde te vaya tincando. De a poco vas encontrando cosas y te van viniendo imágenes, como apariciones las tomas.

Luego que has vuelto a la casa, revelas, copias y empiezas a mirar lo que has pescado, todos los peces, y los pones con su scotch al muro, los copias en hojitas tamaño postal y los miras. Después empiezas a jugar con las L, a buscar cortes, a encuadrar, y vas aprendiendo composición, geometría. Van encuadrando perfecto con las L y amplias lo que has encuadrado y lo dejas en la pared. Así vas mirando, para ir viendo. Cuando se te hace seguro que una foto es mala, al canasto al tiro. La mejor las subes un poco más alto en la pared, al final guardas las buenas y nada más (guardar lo mediocre te estanca en lo mediocre). En el tope nada más lo que se guarda, todo lo demás se bota, porque uno carga en la psiquis todo lo que retiene.

Luego haces gimnasia, te entretienes en otras cosas y no te preocupas más. Empiezas a mirar el trabajo de otros fotógrafos y a buscar lo bueno en todo lo que encuentres: libros, revistas, etc. y sacas lo mejor, y si puedes recortar, sacas lo bueno y lo vas pegando en la pared al lado de lo tuyo, y si no puedes recortar, abres el libro o las revistas en las páginas de las cosas buenas y lo dejas abierto en exposición. Luego lo dejas semanas, meses, mientras te dé, uno se demora mucho en ver, pero poco a poco se te va entregando el secreto y vas viendo lo que es bueno y la profundidad de cada cosa.

Sigues viviendo tranquilo, dibujas un poco, sales a pasear y nunca fuerces la salida a tomar fotos, por que se pierde la poesía, la vida que ello tiene se enferma, es como forzar el amor o la amistad, no se puede. Cuando te vuelva a nacer, puede partir en otro viaje, otro vagabundeo: a Puerto Aguirre, puedes bajar el Baker a caballo hasta los ventisqueros desde Aysén; Valparaiso siempre es una maravilla, es perderse en la magia, perderse unos días dándose vueltas por los cerros y calles y durmiendo en el saco de dormir en algún lado en la noche, y muy metido en la realidad, como nadando bajo el agua, que nada te distrae, nada convencional. Te dejas llevar por las alpargatas lentito, como si estuvieras curado por el gusto de mirar, canturreando, y lo que vaya apareciendo lo vas fotografiando ya con más cuidado, algo has aprendido a componer y recortar, ya lo haces con la máquina, y así se sigue, se llena de peces la carreta y vuelves a casa. Aprendes foco, diafragma, primer plano, saturación, velocidad, etc. aprendes a jugar con la máquina y sus posibilidades, y vas juntando poesía (lo tuyo y lo de otros), toma todo lo bueno que encuentres, bueno de los otros. Hazte una colección de cosas óptimas, un museito en una carpeta.

Sigue lo que es tu gusto y nada más. No le creas más que a tu gusto, tu eres la vida y la vida es la que se escoge. Lo que no te guste a ti, no lo veas, no sirve. Tu eres el único criterio, pero ve de todos los demás. Vas aprendiendo, cuando tengas una foto realmente buena, las amplias, haces una pequeña exposición o un librito, lo mandas a empastar y con eso vas estableciendo un piso, al mostrarla te ubicas de lo que son, según lo veas frente a los demás, ahí lo sientes. Hacer una exposición es dar algo, como dar de comer, es bueno para los demás que se les muestre algo hecho con trabajo y gusto. No es lucirse uno, hace bien, es sano para todos y a ti te hace bien porque te va chequeando.

Bueno, con esto tienes para comenzar. Es mucho vagabundeo, estar sentado debajo de un árbol en cualquier parte. Es un andar solo por el universo. Uno nuevamente empieza a mirar, el mundo convencional te pone un biombo, hay que salir de él durante el período de fotografía.”

Sergio fue fotógrafo chileno, miembro de la agencia Magnum y según varios textos una de sus fotos fue motivación para el cuento  Las babas del diablo, de Julio Cortázar.