Archivo de la etiqueta: Poesia

Entrevista Fede Ruiz Santesteban – Poesía fotográfica con procesos alternativos de revelado

El fotógrafo y arquitecto uruguayo, Fede Ruiz Santesteban, experimenta con procesos alternativos de revelado, un trabajo de prueba y error, creatividad y de apertura a descubrir nuevas formas en la fotografía. En esta entrevista FNF nos cuenta cómo inició su trabajo con la imagen y por qué la naturaleza (plantas, clorofila y agua de mar ) es parte vital de su obra.

Fede Ruiz Santesteban ha expuesto su trabajo en salas de Uruguay, Argentina, Perú, Cuba, Austria, Portugal, EEUU y Angola, así mismo participó en 2018 en el Festival de creatividad de Cannes con sus revelados sobre plantas. Hace parte del centro cultural Espacio Hiedra en la ciudad de Montevideo en Uruguay.

Bienvenidas y bienvenidos a conocer esta historia llena de poesía.

El extraño caso del jardinero – ©Fede Ruiz Santesteban

¿Qué es la fotografía para Fede Ruiz Santesteban?

Las respuestas tenderían a infinito. Podría sintetizar en entender a la fotografía como vehículo para la expresión y como puente de conexión, tanto en el desarrollo de mis proyectos artísticos como el la gran cantidad de vínculos que me ha permitido gestar desde la docencia. 

Cómo inicia su camino en la fotografía.

Fue hacia finales de los años 90. Me empezó a interesar la fotografía mucho antes de tener cámara. Sandro Pereyra, quien fuera mi  docente, me convenció de lo relativo de la herramienta y así comencé mi primer taller: al principio sin cámara, luego con una Zenit que me prestó  un amigo del barrio. La facultad de arquitectura, casi sin querer, también me enseñó a mirar. Sandro fue el primero en confiar en mi ojo fotográfico (mucho antes que yo) y me invitó a formar parte de un periódico de la ciudad. 

El extraño caso del jardinero – ©Fede Ruiz Santesteban

Qué aporta su profesión de arquitecto a su trabajo como fotógrafo?

Son disciplinas indisolubles. Empecé a estudiar arquitectura y fotografía casi en simultáneo. Con el tiempo comencé a darme cuenta que los vínculos eran más francos de los que imaginaba. Desde ese momento, el arquitecto está presente en el desarrollo de cada proyecto fotográfico y el ojo fotográfico en cada línea en el plano.

Como ejemplo podría decirte que mi trabajo con procesos alternativos de revelados tiene un germen en reflexiones arquitectónicas

Herbario – © Fede Ruiz Santesteban

La naturaleza es parte esencial de su obra, cómo surge esta inquietud y qué papel juega ella en su trabajo?

Porque pretendo que mi obra sea, ante todo, una continuidad de lo que soy y del lugar donde tengo echadas las raíces. Crecí  rodeado de plantas, en un entorno natural a las afueras de Montevideo. Más que una inquietud es la consecuencia de tomar relevancia de lo que me rodea. De intentar celebrar la poesía de lo cotidiano.

La relación hombre naturaleza es resultado de sus fotografías, cómo llega a plantearse el desarrollo de sus proyectos? Un ejemplo de ellos 

Esa relación la vivo en primera persona, la fotografía me ha ayudado a prestarle más atención.

El ejercicio primario es pensarme en mi tiempo y espacio. Desde ahí brotan las reflexiones, las ideas, las ganas de hacer pasar mis inquietudes por los filtros que genera esa particularidad.

El extraño caso del Jardinero surge de la revolución que implica el ser padre por primera vez. De la relación con mi hijo, su crecimiento, la sensibilidad fantástica natural en la infancia y su manera de ver el mundo que nos rodeaba en sus primeros años de vida. El jardín de nuestra casa fue el escenario y el medio a través del cual se fue desarrollando el proyecto.  

Batriz – Nieta de Carmela – ©Fede Ruiz Santesteban

¿Cómo llega a las plantas y por qué el uso ellas en sus trabajos?

Las plantas han estado presentes en mi vida desde que tengo memoria. Mi madre siempre estuvo entre los canteros cuidándolas. Las plantas de ese jardín familiar eran hijas de las plantas de los abuelos, y esas eran descendencia de las cuidadas por mis bisabuelos. No siempre fui consciente de esa particularidad. La fotografía y las ganas de sumergirme en los mundos de los procesos creativos me ayudaron a mirar con otros ojos mi cotidianeidad.

Por otro lado, los altos costos operativos del laboratorio tradicional, sumado a la crisis económica que sufrió en Uruguay en el 2002, me forzaron a dejar esa práctica que tanto me atraía. Años después, cuando me propuse buscar estrategias alternativas para volver a revelar por mis propios medios, me di cuenta que las respuestas me estaban rondando en las narices. A partir de ese momento empecé a revelar con esas plantas y a construir mi propio jardín. Ahora el papel fotográfico abunda y me brota sin parar desde las macetas.

Para mirar primero hay que mirarse

Fede Santesteban
Playeos ©Fede Ruiz Santesteban

Uno es la fotografía que hace ¿Qué cuenta la fotografía sobre Fede?

Preferiría decir: primero, uno es. La fotografía que me emociona es la que se presenta como una consecuencia de las reflexiones que lleguen de esa búsqueda inicial. Ojalá que los que aproximen a mi trabajo puedan ver ese camino en cada proyecto. Las respuestas a las preguntas anteriores van en ese carril. Para mirar primero hay que mirarse.

Playeos/ fotos reveladas con agua de mar

¿Cómo nace la pasión por el desarrollo de los procesos alternativos y qué aportan ellos en su obra?

Es hija de una limitante, de las ganas de volver a revelar pero evitando los altos costos que implicaba trabajar en el laboratorio tradicional en aquel contexto. Como expresé anteriormente, la chispa se encendió en la arquitectura, con el desarrollo de mi proyecto de final de carrera. En ese marco me propuse solucionar problemas habitacionales con estrategias de bajo costo, factibles de realizar con materiales del entorno y con procesos sustentables. La construcción con procesos y materiales alternativos me fue dando las respuestas buscadas.

Mi incursión en los procesos alternativos en la fotografía no fue por lo alternativo en sí. Fue la respuesta que encontré a las inquietudes que me surgieron. Uno de los objetivos era  el fusionar la accesibilidad de la fotografía digital con la alquimia del revelado. También me era de importancia encontrar estrategias para que la huella del autor, con sus aciertos y sus errores, pueda estar presente en la materialización de la obra.

Podas ©Fede Ruiz Santesteban

La técnica es imprescindible en todo arte y se mejora con la práctica, pero la técnica por si sola no hace la obra, lo dijo Eduardo Salvatore en 1950, Cúal es su objetivo en la fotografía

Comparto plenamente la reflexión. Creo que la técnica tiene que ser un vehículo y no un fin en sí mismo. Eso es lo que anhelo en mis proyectos. Asumo que los gestos técnicos son importantes y posiblemente son la puerta por la cual llego a la mirada de muchas de las personas que se topan con mi trabajo. El gran desafío es que haya algo más al pasar esa puerta. La técnica, los materiales a utilizar y la manera en que materializo las piezas forman parte del marco conceptual de los proyectos. 

El agua del mar de mi barrio, las plantas del jardín familiar, la clorofila de las malezas: los materiales ya traen una carga poética previa, a veces se trata sólo de continuar por ese carril ya establecido

Herbario – ©Fede Ruiz Santesteban

Plantas que se revelan para rebelarse”, cómo nace herbario, uno de sus trabajos 

Vivo a las afueras de Montevideo, una zona que en mi infancia era un balneario poco habitado y que en poco tiempo fue absorbido por la mancha urbana generada producto del crecimiento de la metrópolis. En ese proceso se fue generando una transformación muy grande del medio ambiente y de las particularidades que tenía la zona. Este es un tema que me afecta desde hace mucho tiempo, incluso antes de que empezara a trabajar con procesos alternativos. 

Herbario es darle voz a plantas consideradas habitualmente como “malezas” “yuyos” o “invasoras” que nacen naturalmente en este entorno. En el marco de esta propuesta las entiendo como un foco de resistencia  que vuelve por lo que es suyo. Especies que hasta en pleno centro de una ciudad son capaces de rajar hormigones o aferrarse a las paredes para brotar y florecer. 

En Herbario fotografío y estudio el poder fotosensible de estas plantas, especies que se revelan para rebelarse. Trabajo en el que estoy aplicando nuevas estrategias en los procedimientos de revelados y que incluirá un proyecto forestal comunitario en el que canjearé originales con personas que planten un árbol como contrapartida.

En pocas semanas estaré inaugurando la muestra y el proyecto forestal. Los que gusten pueden ser parte a la distancia.

El extraño caso del jardinero – © Fede Ruiz Santesteban

Tres fotógrafas o fotógrafos que nos recomiendes?

Sintetizar en tres es muy difícil. Voy a aprovechar la oportunidad para nombrar a tres uruguayos que admiro: Diana Mines, Roberto Fernández y Sandro Pereyra

Podas © Fede Ruiz Santesteban

Algún consejo para los chicos que empiezan en la fotografía y ven en los procesos alternativos un lugar donde les gustaría experimentar.

Procesos alternativos, revelados tradicionales, rollo, digital full frame, celular…

Creo que lo más importante es la experimentación, teniendo como norte el ir en búsqueda de una mirada propia. Que las herramientas y las técnicas estén al servicio de eso, sea cual sea el gesto elegido.

Conoce el trabajo de Fede Santesteban en:

Playeos © Fede Ruiz Santesteban
Autorretrato Fede Santesteban – Carmela © Fede Ruiz Santesteban

federuizsantesteban.com

Instagram: @fede_ruiz_santesteban

Entrevista: Gabriel Galindo, fundador FNF


¿Quieres presentar tus trabajos en FNF? escríbenos a fotografonofotografo@gmail.com y síguenos en las redes Twitter: @nofotografo – Facebook: Fotógrafo No Fotógrafo

Durante cuatro años Erik Arellana vivió y fotografió el desarraigo

Erik Arellana Bautista, ha dedicado gran parte de su vida a la literatura, especialmente a la poesia, pero la búsqueda en expresar sus pensamientos e ideas no se quedan allí, por eso ha recurrido a la fotografía para narrar esta historia que lleva por título “Desarraigo”.

62 erik barca de la esperanza
Erik Arellana – Barca de la Esperanza

Un trabajo que nace de su vivencia como exiliado en Alemania, lugar al que llegó para salvaguardar su vida y la de su familia. Hijo de Nydia Érika Bautista, militante de la guerrilla del M-19, desaparecida y asesinada por agentes del estado colombiano el 30 de agosto de 1987.

Erik, ha comprometido su vida en la defensa de los derechos humanos, en la búsqueda de verdad y justicia, ese compromiso se expresa en sus poemas y en esta ocasión en este trabajo fotografico en el que ha estado inmerso durante cuatro años.

06 Hamburg hbf 3
Estación de tren Hamburgo/ © Erik Bautista

“Tenemos como desterrados una nueva posición frente a la sociedad de acogida, frente al país, frente al mundo. Estamos en un lugar al que muchos quisieran llegar. Alemania es el sueño europeo para los refugiados de muchos países en guerra, pero que significa eso para un colombiano, un latinoamericano”.

Compartimos con ustedes las palabras de Erik Arellana sobre su trabajo.

¿Qué es Desarraigo?

Es el desprendimiento forzado de un ser vivo del lugar al que pertenece, le prosigue un camino incierto y ajeno, en donde siempre será foráneo, no importa cuánto tiempo transcurra, este fenómeno deja huellas profundas en el paisaje y en la mirada.

04 Bruselles Nord bahnhof
Bruselles Nord Bahnhof – ©Erik Arellana

¿Cómo surge la idea de desarrollar esta serie fotográfica?

La idea surge de la experiencia propia de ir buscando a través de sombras y reflejos algunos referentes de los lugares por donde experimenté el exilio, la migración y el refugio. La imagen fija de los lugares por donde fueron transportados seres humanos que iban directo a campos de concentración o donde en la actualidad llegan cientos y miles de seres humanos en busca de refugio procedentes de diferentes orígenes. Este paralelismo me llevó en busca de personajes que sobreviven a las consecuencias de múltiples conflictos bélicos. Busco reflejar Humanidad tras el peso de los acontecimientos.

¿Durante cuánto tiempo ha estado desarrollando la serie “Desarraigos”?

La serie la empecé a concebir hace 4 años y nació en una estación de tren. Leí que durante el nazismo fueron deportados miles de seres a campos de concentración distribuidos en Europa mientras en las noticias se hablaba de la “crisis de refugiados”. Eso me motivo a encontrar paralelismos para a través de la imagen que congela el tiempo como lo es la fotografía cuestionar que tanto hemos evolucionado.

18 1000 gestalten
Gestalten/©Erik Arrellana

La poesía ha sido otra ventana para expresar su sentido de vida, ¿por qué en este trabajo prefiere la fotografía? ¿Deja de lado la poesía?

La poesía es mi vida, no puedo dejarla en ella encuentro el sentido de mi existencia. Para este trabajo recurrí a la fotografía como un lenguaje que me posibilita y me permite desde otra perspectiva dejar una huella de lo que he sido testigo – el acontecimiento-  y que merece ser contado. Finalmente, la fotografía es un lenguaje universal y cuando se es extranjero o migrante el lenguaje verbal no es tan preciso y efectivo como la imagen.

¿La forma de ver del fotógrafo cambia cuando se llega a una ciudad o a un país que no es propio?

Si, definitivamente, aún recuerdo como veía a Europa durante mi primer exilio, cómo veía sus ciudades y sus habitantes, la misma tonalidad de la luz, los horarios de la luz y sus mutaciones durante las estaciones del año. Como fotógrafo si sentí y experimenté una especie de cambio en la forma de ver.

La obra parece tener un hilo conductor, inicia con fotografías de espacios en blanco y negro y posteriormente son imágenes a color con más personas en ellas ¿Cuál es la intención detrás de estos cambios? 

El paso del blanco y negro al color es una metáfora del paso mismo del tiempo. Es una misma realidad en la que cambia es quien la percibe y en sus protagonistas.  

22 planten un blumen memorial
Blumen memorial – ©Erik Arellana

Algunas de las fotografías transmiten la sensación de soledad, no hay personas en ellas, ¿es una forma de expresión del sentimiento viviendo fuera?

Es precisamente eso, no hay nadie con quien conversar, con quien dialogar, a quién pedirle orientación. Ese sentimiento de soledad es el que más fuerza tiene cuando se experimenta el desarraigo. Es la ausencia de interlocutores, de amigos, de conocidos la que va más allá del paisaje la que obliga al silencio.

En las fotografías a color de la serie la mayoría de personas que protagonizan la imagen están en la calle manifestándose ¿Cómo se relacionan estas acciones con el “desarraigo”?

Esas manifestaciones son de personas que cuestionan las condiciones que se imponen a los refugiados, a los extranjeros, en ella se ven letreros como Ninguna persona es ilegal, pues los migrantes y refugiados que no obtienen un permiso de residencia oficial son considerados Ilegales. Otras cuestionan las causas que les han obligado a abandonar sus países por las guerras en las que los gobiernos de países europeos son co-responsables por vender armamento a esos gobiernos que participan en conflictos bélicos. El desarrraigo de estas personas se expresa en las multitudes que coinciden en la reivindicación de causas justas como el derecho al refugio.

47 migranst selfie berlin
Migranst Berlin – ©Erik Arellana

¿Por qué “Desarraigos” deja de lado los espacios privados y privilegia las fotografías de y en espacios públicos?

El espacio público es el lugar de encuentro, de tránsito y donde circulan las personas para habitar con otros seres, a una casa que representa la esfera privada e íntima de las personas se le puede negar el acceso a alguien, en la calle debería ser al contrario, pero no lo es. Muchas personas que son solicitantes de refugio tienen la movilidad restringida y no pueden habitar ni ocupar esos lugares, por esta razón es que elegí la calle y los lugares de tránsito para representar mi trabajo.

61 free valentin
Free valentin – ©Erik Arellana

Al volver a Colombia y ver nuevamente las imágenes ¿Cuál es su sensación? ¿Cambió en algo el significado de este trabajo para usted?

Recuerdo que en el libro de Peter Weiss la estética de la resistencia, en la que dice “Yo también era extranjero en el lugar de donde provengo” y después de tres exilios, regreso a Colombia con la sensación de que internamente hay como lo afirmó García Márquez miles de personas en el exilio interno, lo que aquí llaman desplazamiento forzado, migrantes internos, desarraigados. Veo las imágenes con nostalgia y las traigo como un Souvenir para mostrar una capa de la realidad europea más profunda y dolorosa de lo que reflejan los medios. Algo así como lo que sucede en la escena de la película Los carabineros de Jean Luc Godard, en la que la experiencia se ve representada en el cúmulo de imágenes que se comparten y se conservan.

¿Cree que es una serie acabada o seguirá trabajando con “Desarraigos”?

Si, en los pocos meses desde que he regresado a Colombia he podido observar como estando dentro de estas fronteras se vive ese desarraigo y creo que seguiré alimentando la serie.

¿Quieres compartir uno de tus trabajos en Fotógrafo No Fotógrafo? Escríbenos a fotografonofotografo@gmail.com