Todas las entradas por Fotógrafo No Fotógrafo

Entrevista Fede Ruiz Santesteban – Poesía fotográfica con procesos alternativos de revelado

El fotógrafo y arquitecto uruguayo, Fede Ruiz Santesteban, experimenta con procesos alternativos de revelado, un trabajo de prueba y error, creatividad y de apertura a descubrir nuevas formas en la fotografía. En esta entrevista FNF nos cuenta cómo inició su trabajo con la imagen y por qué la naturaleza (plantas, clorofila y agua de mar ) es parte vital de su obra.

Fede Ruiz Santesteban ha expuesto su trabajo en salas de Uruguay, Argentina, Perú, Cuba, Austria, Portugal, EEUU y Angola, así mismo participó en 2018 en el Festival de creatividad de Cannes con sus revelados sobre plantas. Hace parte del centro cultural Espacio Hiedra en la ciudad de Montevideo en Uruguay.

Bienvenidas y bienvenidos a conocer esta historia llena de poesía.

El extraño caso del jardinero – ©Fede Ruiz Santesteban

¿Qué es la fotografía para Fede Ruiz Santesteban?

Las respuestas tenderían a infinito. Podría sintetizar en entender a la fotografía como vehículo para la expresión y como puente de conexión, tanto en el desarrollo de mis proyectos artísticos como el la gran cantidad de vínculos que me ha permitido gestar desde la docencia. 

Cómo inicia su camino en la fotografía.

Fue hacia finales de los años 90. Me empezó a interesar la fotografía mucho antes de tener cámara. Sandro Pereyra, quien fuera mi  docente, me convenció de lo relativo de la herramienta y así comencé mi primer taller: al principio sin cámara, luego con una Zenit que me prestó  un amigo del barrio. La facultad de arquitectura, casi sin querer, también me enseñó a mirar. Sandro fue el primero en confiar en mi ojo fotográfico (mucho antes que yo) y me invitó a formar parte de un periódico de la ciudad. 

El extraño caso del jardinero – ©Fede Ruiz Santesteban

Qué aporta su profesión de arquitecto a su trabajo como fotógrafo?

Son disciplinas indisolubles. Empecé a estudiar arquitectura y fotografía casi en simultáneo. Con el tiempo comencé a darme cuenta que los vínculos eran más francos de los que imaginaba. Desde ese momento, el arquitecto está presente en el desarrollo de cada proyecto fotográfico y el ojo fotográfico en cada línea en el plano.

Como ejemplo podría decirte que mi trabajo con procesos alternativos de revelados tiene un germen en reflexiones arquitectónicas

Herbario – © Fede Ruiz Santesteban

La naturaleza es parte esencial de su obra, cómo surge esta inquietud y qué papel juega ella en su trabajo?

Porque pretendo que mi obra sea, ante todo, una continuidad de lo que soy y del lugar donde tengo echadas las raíces. Crecí  rodeado de plantas, en un entorno natural a las afueras de Montevideo. Más que una inquietud es la consecuencia de tomar relevancia de lo que me rodea. De intentar celebrar la poesía de lo cotidiano.

La relación hombre naturaleza es resultado de sus fotografías, cómo llega a plantearse el desarrollo de sus proyectos? Un ejemplo de ellos 

Esa relación la vivo en primera persona, la fotografía me ha ayudado a prestarle más atención.

El ejercicio primario es pensarme en mi tiempo y espacio. Desde ahí brotan las reflexiones, las ideas, las ganas de hacer pasar mis inquietudes por los filtros que genera esa particularidad.

El extraño caso del Jardinero surge de la revolución que implica el ser padre por primera vez. De la relación con mi hijo, su crecimiento, la sensibilidad fantástica natural en la infancia y su manera de ver el mundo que nos rodeaba en sus primeros años de vida. El jardín de nuestra casa fue el escenario y el medio a través del cual se fue desarrollando el proyecto.  

Batriz – Nieta de Carmela – ©Fede Ruiz Santesteban

¿Cómo llega a las plantas y por qué el uso ellas en sus trabajos?

Las plantas han estado presentes en mi vida desde que tengo memoria. Mi madre siempre estuvo entre los canteros cuidándolas. Las plantas de ese jardín familiar eran hijas de las plantas de los abuelos, y esas eran descendencia de las cuidadas por mis bisabuelos. No siempre fui consciente de esa particularidad. La fotografía y las ganas de sumergirme en los mundos de los procesos creativos me ayudaron a mirar con otros ojos mi cotidianeidad.

Por otro lado, los altos costos operativos del laboratorio tradicional, sumado a la crisis económica que sufrió en Uruguay en el 2002, me forzaron a dejar esa práctica que tanto me atraía. Años después, cuando me propuse buscar estrategias alternativas para volver a revelar por mis propios medios, me di cuenta que las respuestas me estaban rondando en las narices. A partir de ese momento empecé a revelar con esas plantas y a construir mi propio jardín. Ahora el papel fotográfico abunda y me brota sin parar desde las macetas.

Para mirar primero hay que mirarse

Fede Santesteban
Playeos ©Fede Ruiz Santesteban

Uno es la fotografía que hace ¿Qué cuenta la fotografía sobre Fede?

Preferiría decir: primero, uno es. La fotografía que me emociona es la que se presenta como una consecuencia de las reflexiones que lleguen de esa búsqueda inicial. Ojalá que los que aproximen a mi trabajo puedan ver ese camino en cada proyecto. Las respuestas a las preguntas anteriores van en ese carril. Para mirar primero hay que mirarse.

Playeos/ fotos reveladas con agua de mar

¿Cómo nace la pasión por el desarrollo de los procesos alternativos y qué aportan ellos en su obra?

Es hija de una limitante, de las ganas de volver a revelar pero evitando los altos costos que implicaba trabajar en el laboratorio tradicional en aquel contexto. Como expresé anteriormente, la chispa se encendió en la arquitectura, con el desarrollo de mi proyecto de final de carrera. En ese marco me propuse solucionar problemas habitacionales con estrategias de bajo costo, factibles de realizar con materiales del entorno y con procesos sustentables. La construcción con procesos y materiales alternativos me fue dando las respuestas buscadas.

Mi incursión en los procesos alternativos en la fotografía no fue por lo alternativo en sí. Fue la respuesta que encontré a las inquietudes que me surgieron. Uno de los objetivos era  el fusionar la accesibilidad de la fotografía digital con la alquimia del revelado. También me era de importancia encontrar estrategias para que la huella del autor, con sus aciertos y sus errores, pueda estar presente en la materialización de la obra.

Podas ©Fede Ruiz Santesteban

La técnica es imprescindible en todo arte y se mejora con la práctica, pero la técnica por si sola no hace la obra, lo dijo Eduardo Salvatore en 1950, Cúal es su objetivo en la fotografía

Comparto plenamente la reflexión. Creo que la técnica tiene que ser un vehículo y no un fin en sí mismo. Eso es lo que anhelo en mis proyectos. Asumo que los gestos técnicos son importantes y posiblemente son la puerta por la cual llego a la mirada de muchas de las personas que se topan con mi trabajo. El gran desafío es que haya algo más al pasar esa puerta. La técnica, los materiales a utilizar y la manera en que materializo las piezas forman parte del marco conceptual de los proyectos. 

El agua del mar de mi barrio, las plantas del jardín familiar, la clorofila de las malezas: los materiales ya traen una carga poética previa, a veces se trata sólo de continuar por ese carril ya establecido

Herbario – ©Fede Ruiz Santesteban

Plantas que se revelan para rebelarse”, cómo nace herbario, uno de sus trabajos 

Vivo a las afueras de Montevideo, una zona que en mi infancia era un balneario poco habitado y que en poco tiempo fue absorbido por la mancha urbana generada producto del crecimiento de la metrópolis. En ese proceso se fue generando una transformación muy grande del medio ambiente y de las particularidades que tenía la zona. Este es un tema que me afecta desde hace mucho tiempo, incluso antes de que empezara a trabajar con procesos alternativos. 

Herbario es darle voz a plantas consideradas habitualmente como “malezas” “yuyos” o “invasoras” que nacen naturalmente en este entorno. En el marco de esta propuesta las entiendo como un foco de resistencia  que vuelve por lo que es suyo. Especies que hasta en pleno centro de una ciudad son capaces de rajar hormigones o aferrarse a las paredes para brotar y florecer. 

En Herbario fotografío y estudio el poder fotosensible de estas plantas, especies que se revelan para rebelarse. Trabajo en el que estoy aplicando nuevas estrategias en los procedimientos de revelados y que incluirá un proyecto forestal comunitario en el que canjearé originales con personas que planten un árbol como contrapartida.

En pocas semanas estaré inaugurando la muestra y el proyecto forestal. Los que gusten pueden ser parte a la distancia.

El extraño caso del jardinero – © Fede Ruiz Santesteban

Tres fotógrafas o fotógrafos que nos recomiendes?

Sintetizar en tres es muy difícil. Voy a aprovechar la oportunidad para nombrar a tres uruguayos que admiro: Diana Mines, Roberto Fernández y Sandro Pereyra

Podas © Fede Ruiz Santesteban

Algún consejo para los chicos que empiezan en la fotografía y ven en los procesos alternativos un lugar donde les gustaría experimentar.

Procesos alternativos, revelados tradicionales, rollo, digital full frame, celular…

Creo que lo más importante es la experimentación, teniendo como norte el ir en búsqueda de una mirada propia. Que las herramientas y las técnicas estén al servicio de eso, sea cual sea el gesto elegido.

Conoce el trabajo de Fede Santesteban en:

Playeos © Fede Ruiz Santesteban
Autorretrato Fede Santesteban – Carmela © Fede Ruiz Santesteban

federuizsantesteban.com

Instagram: @fede_ruiz_santesteban

Entrevista: Gabriel Galindo, fundador FNF


¿Quieres presentar tus trabajos en FNF? escríbenos a fotografonofotografo@gmail.com y síguenos en las redes Twitter: @nofotografo – Facebook: Fotógrafo No Fotógrafo

La conexión con el lugar que habitamos "Espacios íntimos" de Santiago Ramírez

Espacios íntimos, una serie del fotógrafo Santiago Ramírez en la que explora las vidas de sus personajes en conexión con los lugares que habitan, espacios vivos que se llenan de significados, sensaciones y emociones que solo son posibles gracias a la relación que logra desarrollar el fotógrafo con lo fotografiado.

Historias diversas en blanco y negro que resaltan los detalles y la cotidianidad de los sujetos y que deja de manifiesto la sensibilidad y la búsqueda del fotógrafo por dar vida a espacios íntimos que podrían pasar inadvertidos para otros ojos.

“Comencé a fotografiar lugares privados con mayor emoción y frecuencia casi sin darme cuenta. La vulnerabilidad en la que se dejan retratar los personajes, en sus espacios íntimos, me muestra qué tan sensibles pueden llegar a ser las personas cuando se encuentran en lugares donde se sienten seguros. Reflexiono sobre la relación entre el sujeto y la intimidad Shanon y Camilo, una pareja trans cuyo miedo es que él quede embarazado; el abuelo Marco que casi lo ha olvidado todo por el alzheimer; John, un preso que se venda los ojos para recordar el día más feliz en la cárcel o el cuarto que Jessica me brindó luego de quedarme sin dinero en Cuba. Aún así, el espacio no habitado también cobra vida cuando habla de la cama de un ser querido que ya no está o de la puerta al balcón que calmó mi ansiedad en un viaje largo”

Bio  de Santiago Ramírez

Fotógrafo documental radicado en Bogotá, sus temas de interés pasan por la cultura underground, la diversidad sexual y de género, los conflictos y la intimidad.  Ha publicado  su trabajo en varios medios colombianos, entre ellos la revista Arcadia,

Mi relación con la cámara siempre fue un asunto de autoaprendizaje

Santiago Ramirez

Espacios íntimos

SRB2
SRB4
SRB3
SRB5
SRB6
SRB7
SRB9
SRB8
SRB10
SRB11
SRB12
SRB14
SRB13

Instagram: @tiagoramirezbaquero

¿Quieres presentar tus trabajos en FNF? escríbenos a fotografonofotografo@gmail.com

La vereda, una reflexión sobre la vida en el campo por Juliana Usma

La vereda, serie de Juliana Usma González, un trabajo que destaca el campo y los detalles que en él encontramos, una serie con 15 dípticos que recorre con detenimiento los lugares y da vida a los espacios que en ocasiones pasamos inadvertidos.

El color, los contrastes y la vida que en la Vereda habita refleja la búsqueda de la fotógrafa por “el amor y la paz en las zonas rurales alejadas de la ciudad, donde la guerra persiste, pero las vidas continúan sin desistir” recalca la fotógrafa.

Para Juliana “estos lugares alejados de la selva gris saben el valor que tiene el aire” y ella a través de la sensibilidad y la luz, reconoce el papel de las personas que allí habitan, trabajan, luchan y despiertan con la esperanza de seguir realizando sus sueños. 

Bio de Juliana Usma

Desde los 15 años empezó su acercamiento a la fotografía, posteriormente hizo un técnico que le dio bases para continuar explorando la luz, hoy con 24 años se centra en temas como: el cuerpo, los estereotipos, la contaminación, el abandono y el arte, desde allí busca hacer una reflexión a través de la intervención de la imagen de forma análoga o digital y con diferentes materiales o en collage comparativo.

Redes sociales:  Instagram : @julianaug – Página web : julianausmagonzalez.com

P†gina 16 de La vereda
P†gina 13 de La vereda
P†gina 19 de La vereda
P†gina 18 de La vereda
P†gina 17 de La vereda
P†gina 6 de La vereda
P†gina 2 de La vereda
P†gina 4 de La vereda
P†gina 3 de La vereda
P†gina 20 de La vereda
P†gina 23 de La vereda
P†gina 10 de La vereda
P†gina 21 de La vereda

¿Quieres presentar tus trabajos en FNF? escríbenos a fotografonofotografo@gmail.com y síguenos en las redes Twitter: @nofotografo – Facebook: Fotografó No Fotógrafo

Montañero, una mirada de David Rodríguez desde lo alto de Bogotá

Montañero, nace de una inquietud del fotógrafo por retratar la Bogotá periférica, una búsqueda de la ciudad que se levanta en lo alto de las montañas, historias que reflejan la cotidianidad de los habitantes y el entornó de los barrios. Cristiam David logra transmitir a través de esta historia la cercanía con los personajes fotografiados y la belleza de una capital que también es rural.

Montañero/ © David Rodríguez
Montañero/ © David Rodríguez

La historia para el autor:

En una salida de practica surge la inquietud de hacer un retrato de Bogotá en su intimidad más profunda, esa Bogotá anónima, periférica, los barrios, las esquinas calientas como el pan de la mañana, eso que está más allá de la visión central a la que estamos acostumbrados los fotógrafos; Las uñas y el mugre, cada pelo, las rodillas y los pies cansados de subir montañas todos los días; el páramo, los miradores y el horizonte infinito como la cotidianidad de mucha gente de la ciudad.

Montañero/ © David Rodríguez
Montañero/ © David Rodríguez

Es una exploración, un descubrir incesante en el fondo de sus calles, una encrucijada que voy descifrando a través del lente, quitar el estigma de inseguridad que poseen muchas zonas de la ciudad y mostrar su belleza, la cotidianidad de sus habitantes, la naturaleza que rodeo la urbe.

Montañero/ © David Rodríguez
Montañero/ © David Rodríguez

Caminar la montaña me ha abierto muchos caminos viendo los procesos que la gente está llevando en las periferias en busca de una mejor convivencia, gracias a este proyecto empece a apasionarme por la docencia barrial, llevar el conocimiento a la gente del común, el medio para que ellos puedan expresar lo que sientan.

Montañero/ © David Rodríguez
Montañero/ © David Rodríguez

El fin de estas salidas es un Fotolibro.

Montañero/ © David Rodríguez
Montañero/ © David Rodríguez

Montañero/ © David Rodríguez
Montañero/ © David Rodríguez

Montañero/ © David Rodríguez
Montañero/ © David Rodríguez

Montañero/ © David Rodríguez
Montañero/ © David Rodríguez

Montañero/ © David Rodríguez
Montañero/ © David Rodríguez

Montañero/ © David Rodríguez
Montañero/ © David Rodríguez

Montañero/ © David Rodríguez
Montañero/ © David Rodríguez

Biografía:

Mi nombres es Cristiam David Estupiñan Rodríguez, tengo 23 años, soy Fotógrafo hace unos ocho años, hace tres años soy técnico en el arte del lente y desde ahí me he venido enriqueciendo empíricamente con procesos

artísticos más plásticos: pintura, graffiti, grabado. Apasionado por la alquimia fotográfica y el aprendizaje voluntario.

¿Quieres presentar tus trabajos en FNF? escríbenos a fotografonofotografo@gmail.com

“Balseada” en Tiwanaku por Carlos Héctor Sánchez

En septiembre la capital del estado de Tiwanacota, ubicada a 15 km al sudeste del lago Titicaca en Bolivia, se viste de fiesta con la famosa Balseada”  actividad que se desarrolla sobre las ancestrales balsas de Totora en la Laguna Verde. 

“Balseada” en Tiwanaku

Esta festividad que reúne a pobladores y visitantes, se realiza en honor al Señor de la Exaltación, patrono de “Preste Mayor” en  Tiwanacu. En este día los “pasantes”, es decir, los encargados de la fiesta, realizan el paseo por la laguna al son de la “morenada”, una danza folclórica representativa de la cultura boliviana.

“Balseada” en TiwanakuMiles de creyentes, como es el caso de don René “Cuchillo” Ríos, quien a sus 85 años sigue siendo participante de esta celebración, llega para mantener viva esta tradición.

“Balseada” en Tiwanaku
Balseada en Timanaku / ©Carlos Héctor Sánchez

“Balseada” en Tiwanaku
Balseada en Timanaku / ©Carlos Héctor Sánchez

“Balseada” en Tiwanaku
Balseada en Timanaku / ©Carlos Héctor Sánchez

“Balseada” en Tiwanaku
Balseada en Timanaku / ©Carlos Héctor Sánchez

Preste en Tiahuanaco
Balseada en Timanaku / ©Carlos Héctor Sánchez

“Balseada” en Tiwanaku
Balseada en Timanaku / ©Carlos Héctor Sánchez

“Balseada” en Tiwanaku
Balseada en Timanaku / ©Carlos Héctor Sánchez

“Balseada” en Tiwanaku
Balseada en Timanaku / ©Carlos Héctor Sánchez

“Balseada” en Tiwanaku
Balseada en Timanaku / ©Carlos Héctor Sánchez

“Balseada” en Tiwanaku
Balseada en Timanaku / ©Carlos Héctor Sánchez

 

“Balseada” en Tiwanaku
Balseada en Timanaku / ©Carlos Héctor Sánchez

Biografía:

Carlos Héctor Sánchez Navas, nacido en Chuquisaca, Bolivia, fotógrafo y Comunicador Social, dedicado al área del fotoperiodismo. Es graduado de la carrera de Comunicación Social de la Universidad Católica Boliviana (UCB). Hizo especializaciones en “Fotografía de autor” con una beca de la escuela SubCooperativa (Argentina) y en “Fotoperiodismo y reportaje” en la escuela EFTI (España). Ha ganado premios organizados por el Goethe institut “Valor de la imagen” (2012), Freddy Alborta (2013, 2014) y la Embajada Francesa (2016).

Ha trabajado siete años en medios nacionales. Inicialmente en los matutinos La Prensa, Alarma y El Alteño. Posteriormente forma parte de la Agencia AFKA publicando su trabajo a nivel nacional. Colaboraciones en agencias APG (local) y Reuters (Internacional). Y apariciones en Revistas: Jiwaki, Bolivian Express, BEX Magazine, Demotix, VICE Colombia, Ampolleta Roja, LacraZine, Phmuseum. 

Miembro de la Agencia Prismo (Bolivia), integra el Colectivo Fotográfico “SinMotivo” y el movimiento fotográfico “Que Rato Me Hayan Sacado Foto”. 

Actualmente enfocado a encargos fotoperiodísticos y a proyectos personales con interés en la fotografía social.

Instagram: @hectorvicuy

Quieres presentar tus trabajos en FNF escríbenos a fotografonofotografo@gmail.com

“Metamorfosis: Guerrilleros en busca de la paz” entrevista con Malcolm Linton

En el año 2016 Colombia firmaba el Acuerdo Final entre la guerrilla de las FARC y el Gobierno nacional, un hecho histórico para el país y el mundo. Miles de hombres y mujeres pasaban de la lucha armada a lucha con la palabra y los argumentos. En ese escenario, Malcolm Linton, fotógrafo británico-estadounidense, decide adentrarse a los campamentos donde los integrantes de la guerrilla esperaban el final de los diálogos y el cumplimiento de este Acuerdo.

Metamorfosis: Guerrilleros en busca de la paz, es el título que Malcom dio a su libro. Un nombre que nace del relato de Franz Kafka y de la búsqueda de una palabra que se escribiera y tuviera un significado similar en inglés y en español. Esta publicación busca presentar a los excombatientes como lo que son: personas con sentimientos y emociones, que aman, que lloran, que tienen un anhelo de paz. Sus imágenes cuentan la cotidianidad en los campamentos y ese tránsito hacia la vida civil.

Sin fotos posadas y con gran respeto por la persona fotografiada, Malcom logró ganarse la confianza de estos hombres y mujeres. Se trata de un trabajo sincero que revela la cercanía con los sujetos y que solo se consigue con el tiempo y el diálogo constante.

Formación - © Malcolm Linton
Formación – © Malcolm Linton

Es un trabajo que pretende modificar las preconcepciones de los opositores de la paz” señala el autor en la introducción que acompaña el libro y que busca mostrar que los “únicos monstruos son criaturas de la retórica y no de la realidad“.

La esperanza de la paz y el optimismo porque el Acuerdo de Paz se cumpliera, lograron contagiar al autor del libro. Sin embargo, hoy estos sentimientos se desmoronan debido a las situaciones que han venido viviendo los excombatientes: en menos de tres años, 130 de estos hombres y mujeres que entregaron las armas y buscaban la reconciliación, han sido asesinados.

Sobrecubierta (1)
Portada Metamorfosis: Guerrilleros en busca de paz

En esta entrevista de Fotógrafo No Fotógrafo recorremos fragmentos de la vida de Malcom Linton como fotógrafo, sus búsquedas, su apuesta por los temas sociales en sus historias y cómo realizó el libro Metamorfosis: Guerrilleros en busca de la paz, publicación editada e impresa por Villegas y Editores.

Le damos la bienvenida a una nueva historia en FNF

Incentivar la expresión creadora en la fotografía: Annemarie Heinrich

Annemarie Heinrich, fue una consagrada artista Argentina, nacida en  Alemania, pero radicada desde la adolescencia en este país latinoamericano, destacada por su singular manera de fotografiar, entre sus trabajos se destacan los retratos y desnudos, e igualmente su mirada critica frente al arte y a la fotografía que expresaba a través de sus escritos. Fundadora del Foto Club Argentino.

El siguiente texto fue escrito en 1951 para el Boletín de Foto Cine Clube Bandeirante de San Pablo y tomado de la antología 1925-1970 “Escribiendo sobre fotografía en America Latina” de José Antonio Navarrete. 

El arte fotográfico vive hoy un momento que es denominado, por algunos, de espera y, por otros, de transición, no pudiendo ocultar que sea, en realidad, de crisis. Al intenso y extenso progreso de la expresión creadora alcanzada por la fotografía, entre la primera y la Segunda Guerra Mundial, en virtud, principalmente, de los numerosos aportes de los que se podría llamar el genio o espíritu europeo, se incorporó seguidamente consecuente y complementariamente un rápido y notable desarrollo de aportes técnicos obtenidos también, y sin duda, por la activa requisición de las industrias y las ciencias que veían en el nuevo proceso un complemento de valor inapreciable. Esta superación en la eficiencia del “service” fotográfico se extendió, en mayor escala, en los Estados Unidos y no fue ajeno a esta la “época de oro” de su cine.

De forma contraria, en todas partes se percibe hoy un notorio estancamiento o retroceso en el nivel de expresión, en las investigaciones y en la creación, por mucho que se le disimule bajo una técnica brillante, y una desorientación general sobre las posibles salidas, más allá de lo que las investigaciones técnicas permanezcan paralizadas en todo aquello que ya se conocía. De nuestra parte, podríamos decir que se perciben en el mundo dos líneas de producción en las cuales los adeptos a la fotografía han trabajado pacientemente y laboriosamente, sin sobresalir mucho. Una de ellas es el sector llamado americano, volcado predominantemente al exterior, a la nota pintoresca o curiosa, a lo espectacular a lo decorativo, a la sensación y a lo vistoso; la otra es la del  campo europeo especialmente, esperándose en las gamas, la riqueza de la materia, en el enfoque más preciso y definido y en el encuadre más perfecto, geométrico, de lo que fuera fotografiado. El espíritu creador, salvo muy raramente, ¡se encuentra ausente en ambas tendencias!

Photo-Notes, órgano oficial de Photo League americana, en su edición de 1950 denunciando los diferentes aspectos del fenómeno en su país, entre los cuales se encuentra la “falta de fantasía”, “pereza de imaginar”, “exceso de comercialismo”, expresa que no hay un significado, que hay una ausencia “en la búsqueda de un contenido consciente, manifestado por el fotógrafo a través de una visión del propio mundo interior”. La revista Fotografía (Milán septiembre- octubre de 1950) intenta ampliar la investigación cuando al señalar “la decadencia de una forma que quiere definirse convencionalmente como en impersona” atribuye el hecho al “desinterés de las nuevas generaciones por todo lo que es arte”. Un excelente álbum suizo (Photo 49), a su vez, destaca en sus palabras de presentación lo que las fotografías incluidas después confirman la “nueva fotografía” se valora por “su objetividad, el sentido de las cosas materiales más que los valores de las humanos, el gusto por la técnica y precisión de los dentalles, la riqueza de la sustancia, la luz modelando los objetos”, etcétera. (Quiere esto decir que además de volver un mérito una desviación  fundamental como la que significa la subestimación o el desinterés de los valores humanos, la “nueva fotografía” se transporta con su producción hacia un pasado lejano en la historia, cuando el proceso fotográfico se esforzaba por mejorar su etapa inicial de copiado y reproducción. Y esto, precisamente en un momento en que, más que nunca antes, podemos contar con un riquísimo patrimonio artístico heredado de nuestros precursores y cuando más y mejores son la cantidad y la cualidad de los recursos, conocimientos, complementos, escuelas y posibilidades logradas por nuestra especialidad y su prodigiosa técnica.

4-8
* Desnudo – © Annemarie Heinrich

Se debería indagar, de forma natural, a qué debe esto; si realmente existe ese “desinterés de las nuevas generaciones por todo lo que es arte” expresado por la fotografía de Milán y cuáles fueron o son esos actores que según Photo Notes, llevaron y llevan a los eruditos de la fotografía en Estados Unidos a huir de sí mismo, a dejar de lado la búsqueda de los significados, etcétera. Conocer las causas de un mal constituyente, sin duda, una mejor posición, crítica o terapéutica, que hablar y registrar sus síntomas.

Sin embargo, es posible encontrar mucha similitud entre ese momento de la fotografía y aquel que sufrió, en su época, el viejo impresionismo pictórico. Y por semejantes, sobre todo por la experiencia que nos transmite y porque nos permite la obtención de elementos constructivos, me parece oportuno dar unos de los ejemplos: los primeros rebeldes del impresionismo, que se quejaban por este “era una parte pasivos, en el  cual el artista reflejaba únicamente las vibraciones de su impresión”, deseaba librarse de él por medio de un “arte activo, transmisor en vez de receptor, que creara dinámica y a priori”( haunsenstein, “Un siglo de evolución artistica,”). El impresionismo, regido hasta ese momento por el objeto, debía ser reemplazado por un trabajo de fondo y forma en el cual reinará completamente el tema. El que estaba conectado predominantemente con el paisaje y la naturaleza muerta no destacaba ningún detalle, huía de las grandes acciones, prefería los juegos de luz a los valores humanos, todas las partes, inclusive las figuras y los fondos, aparecieron en el conjunto nivelados por la “impresión” global, por un estilo que era anterior y obligaba a una sistémica factura de escuela; mientras que el nuevo arte que se proponían los rebeldes y que con el pasar del tiempo nos daría el expresionismo, inclusive con sus excesos, iba a subrayar los detalles y caracteres, exasperando las formas, el sentido y el color para proyectarlos en un significado cien por ciento sobresaliente en el conjunto, hasta alcanzar una aguda e hiperestesiada expresión.  El espíritu creador en suma debía tomar su lugar en la obra enfrente del copismo, de la reproducción y la repetición formal y sensual al infinito.

AH.065-750x1022
*Annemarie Heinrich

La fotografía también debe hacerlo y, por supuesto, va a lograrlo.

Se entiende que el primer concepto que se debe revisar es el de los valores humanos: ningún arte será jamas importante si no los tiene en primer plano y desde sus fundamentos. Leyes históricas, también, nos afirman que, tarde o temprano, los infelices factores que perturban el progreso serán eliminados, entre los cuales se debe contar aquel que produce lo que parece “desinterés de los jóvenes por todo lo que es arte”. Por lo tanto, se deberán buscar todos los significados de las cosas, de los seres, de la vida, sin limitaciones, sin temblores: los medios estéticos, además de difundir sus conocimiento y su satisfacción en cada individuo, enriquecerán la sensibilidad y el desarrollo general. Y, al final, se deberán usar todos los recursos técnicos para expresar, sugerir, hacer, intuir, aún para aquello que no haya posibilidad de lenguaje, no digo solo fotográfico, sino también verbal. El fotomontaje, las sobreimpresiones, la solarización, los objetos especiales, los filtros y la ampliadora, usados con sabiduría, audacia, y modificados, serán también eficaces complementos. Sin embargo, cabe señalar que lo más importante es,  evidentemente, la conciencia siempre alerta de la vida.

Se puede percibir que incluso las fotografías menos maleables, para los fines de la creación, como son las de actualidad, las notas para reportajes, las experiencias científicas, investigaciones en sectores inesperados pueden gozar de ese “activismo” (una muestra de ello también en el campo de la creación nos ha sido dada por algunos nuevos italianos, a los que podríamos llamar, por extensión de su cine, neorrealistas). Es posible, al fin,  que el propio paisaje y la naturaleza muerta pueden ser tratados especulativamente, dinamización y llevados a una expresividad superior, mediante la combinación de recursos técnicos y la voluntad interesada del espíritu investigador.

Junto a estas líneas hay cinco fotografías obtenidas mediante el simple uso de un fácil recurso, el de la sobreimpresión sobre una misma lámina. A través de ellas sin sobreestimar su valor, naturalmente, podemos vislumbrar el inmenso campo abierto a nuestras posibilidades de producción, solamente agregándole, el riquísimo artesanal de medios y materiales con los que cuenta hoy la  fotografía, las ganas de expresar “algo más”. 

Annemarie Heinrich

* Las fotografías aquí expuestas no hicieron parte de la publicación original.